El Port de Barcelona refuerza su liderazgo en cruceros con una apuesta firme por la sostenibilidad. - Cruceristas

El Port de Barcelona refuerza su liderazgo en cruceros con una apuesta firme por la sostenibilidad.

Comment is Closed

 La idea: Suministrar GNL a los barcos que a partir de 2018 serán propulsados con este combustible alternativo.

“La apuesta decidida por la sostenibilidad y el medio ambiente es uno de los ejes estratégicos que el Port de Barcelona está impulsando a nivel general. También de manera muy específica en el sector de los cruceros”, ha destacado Mar Pérez. En concreto, el Port está trabajando por la adopción del gas natural licuado (GNL) como combustible de movilidad alternativo.  Una tendencia por la que también están apostando diversos operadores de cruceros, que están construyendo o tienen encargados un mínimo de 10 barcos que los próximos años funcionarán exclusivamente con gas.

 

Una apuesta firme por la sostenibilidad y el medio ambiente, la consolidación como puerto base y el alargamiento de la temporada a los 12 meses del año son los ejes estratégicos en materia de cruceros que el Port de Barcelona ha presentado  en el marco de la feria Seatrade Cruise Global 2017.

Con 2,68 millones de cruceristas (+5,6%) y 758 escalas en 2016, el Port de Barcelona refuerza su liderazgo en el ámbito de los barcos turísticos, posicionado como el primer puerto de cruceros de Europa y el cuarto puerto base del mundo. Las previsiones para 2017 son alcanzar un número ligeramente superior de escalas y un movimiento similar de pasajeros, en función del nivel de ocupación de las naves.

 

Cruceros durante todo el año.

 

La consolidación de Barcelona como puerto base  y alargar la temporada a todo el año son otras de las líneas de trabajo del Port. Los pasajeros que inician y finalizan su crucero en Barcelona son ya el 58% del total. De hecho, cada vez son más las navieras que deciden posicionar sus barcos en la capital catalana durante el invierno.

Nueve  operadores de cruceros ofrecerán rutas desde Barcelona durante los meses de enero, febrero, noviembre y diciembre. Esta cifra supone un avance importante con respecto al año pasado, cuando fueron 5 las navieras que operaron durante el invierno en el Port. Por otra parte, este año las compañías mantienen su tendencia de posicionar en Barcelona sus barcos más modernos (que, por lo tanto, son también los más eficientes a nivel medioambiental). Así, de los 12 cruceros que en 2017 harán su primera escala a la capital catalana, 7 habrán sido entregados este mismo año a las navieras por parte de los astilleros de construcción. En concreto, se trata de las naves Viking Sky, Silver Muse, Majestic Princess, Aidaperla, Norwegian Joy, MSC Meraviglia y MSC Seaside. En materia de infraestructuras, está previsto que el año 2018 esté operativa la nueva terminal E de Cruceros, que está siendo construida y será gestionada por Carnival Corporation, el primer operador de cruceros del mundo. La instalación, con 12.500 metros de superficie construida, será la terminal de mayores dimensiones de Europa y supone una inversión de 30 millones de euros.